La importancia de la regulación del piano para optimizar su funcionamiento

regulacion_pianosEl piano es un instrumento valioso y delicado que requiere de un mantenimiento regular, tanto si se usa a diario como si se usa esporádicamente, para mantener en óptimas condiciones su cuerpo acústico así como su mecánica, complejos cuanto menos en su construcción y diseño.

Además de afinar el piano, es importante realizar una limpieza periódica tanto del exterior como del interior y una serie de regulaciones y reglaje de la mecánica para garantizar un funcionamiento perfecto y prevenir posibles fallos y problemas futuros.

Este proceso no puede ser llevado a cabo por cualquiera. Es un trabajo complejo que requiere formación y experiencia.

Continuar leyendo “La importancia de la regulación del piano para optimizar su funcionamiento”

La importancia de la afinación en los pianos

steinway-D274-9Los pianos son instrumentos muy complejos fabricados con diversos materiales (madera, metal y fieltro entre otros) y compuestos por varios miles de piezas (cuerdas, piezas mecánicas, escapes, apagadores, pedales, básculas, martillos, guías…). De esta complejidad se deduce fácilmente que su mantenimiento no es sencillo y que debe realizarse regularmente por técnicos acreditados.

Para que el piano se mantenga en óptimas condiciones y no se deteriore con el tiempo, es necesario llevar a cabo tres ajustes de manera periódica: afinación, reglaje mecánico y armonización.

Con todo ello se consigue un instrumento que permite tocar en las mejores condiciones, puesto a punto, con una calidad óptima de sonido y un correcto tacto y respuesta del teclado.

EL PROCESO DE AFINACIÓN DEL PIANO

Todos los instrumentos de cuerda se desafinan por tocarlos, con el paso del tiempo aunque no se utilicen o simplemente por los cambios de clima. Dependiendo del uso que se le dé, se deben afinar con una frecuencia u otra, incluso cada vez que se van a tocar si se va a dar un concierto en ellos. En el caso del piano es suficiente con realizar una afinación aproximadamente cada seis/doce meses para uso particular y antes de cada concierto para un buen funcionamiento en el caso de pianos en auditorios o salas de concierto.

Sus cuerdas deben tener la tensión correcta para que el sonido sea el ideal. Para que el piano ofrezca la mejor sonoridad y timbre se debe afinar a 440 Hz o 442 Hz, frecuencias que están fijada por convención internacional y que se consideran las más adecuadas como referencia para el oído.

En el proceso de afinación el técnico tensa en la medida adecuada todas las cuerdas para que suenen con la frecuencia correcta. Incluso si el piano no se utiliza es conveniente afinarlo cada seis/doce meses aproximadamente.

Afinar el piano requiere concentración y experiencia y se debe hacer en un entorno silencioso. Es un trabajo que dura entre 60 y 90 minutos durante los cuales el afinador debe evitar cualquier tipo de interferencias o distracciones.

Un piano con una frecuencia baja o alta tiene un mayor riesgo de rotura de cuerdas y educa mal el oído de quien lo toca. Por otro lado, un mal movimiento de la llave de afinar en las clavijas puede dañar el clavijero rápidamente derivando en un alto coste de reparación. De ahí la importancia de que el afinador sea un verdadero profesional cualificado y debidamente formado.

El servicio técnico de Hinves Pianos está formado por personal titulado en las mejores escuelas de Reino Unido y Estados Unidos y con formación adicional en la fábrica de pianos de Steinway & Sons de Hamburgo, Alemania.

Además de realizar la afinación, la entonación, el reglaje y el ajuste, nuestros técnicos le informarán de si su piano presenta algún otro problema que haya pasado desapercibido por usted. De esta forma se previenen posibles daños a largo plazo y la mínima depreciación de su instrumento, conservando su inversión.

Nuestra recomendación es que ponga su piano en manos de un verdadero técnico, que le ofrezca todas las garantías y tranquilidad para que su instrumento mantenga su valor hoy y mañana.

Artículos Relacionados:

Efectos del sonido del piano en el ser humano

Los pianos más curiosos del mundo

AFÍNAME QUE QUIERO QUE SE ME OIGA BIEN…

Un arte, una profesión o simplemente algo más que hacer en nuestro paso por aquí.

Poder afinar “en condiciones” un piano es el resultado de muchas horas de práctica combinado con una base de formación sólida. Aunque la carrera de afinador de pianos no se estudia en España, existen unos cursos que se imparten por internet e incluso una pequeña formación de pocos días en la que se asegura que cuando acabas, eres afinador de pianos…

Es tan complicado aprender una profesión en un par de semanas como impartirla, por no decir imposible de la misma forma que lo es estudiar en ese mismo tiempo una carrera, me da lo mismo cuál sea.

Un técnico afinador de pianos ha debido de recibir una formación mínima para poder tener conocimiento acerca en lo que a afinación y ajuste de pianos se refiere. En Inglaterra, Francia, Alemania, Suiza o Japón dura entre tres y cinco años, así que cada uno opine como quiera.

Una vez acabada la carrera, el técnico necesita bastante tiempo hasta llegar a ser un profesional en su ámbito. Por mucho oído que tenga la persona requiere de un entrenamiento del mismo que sólo se consigue con miles de horas de práctica. En el movimiento de la clavija para tensar o destensar las cuerdas con la llave de afinar una persona no cualificada puede en unos minutos provocar daños irreversibles en el clavijero.

Para un técnico o afinador de pianos, afinar un piano es la mitad de su trabajo. La otra parte es la que se refiere al mecanismo. Es el más complejo dentro de los instrumentos musicales. Miles de piezas algunas de ellas de tamaño milimétrico lo componen. Los ajustes requieren de precisión, de mucha precisión. A lo largo de los años en Hinves Pianos nos hemos cruzado con pianos y con afinadores de pianos que lo que mejor les hubiera pasado tanto a piano como a técnico es no haberse encontrado. Yo no dejaría en manos de cualquier persona el mantenimiento del mío. Aquí queda una crítica de algo que desgraciadamente veo todos los días.

Santiago Hinves Ballesta