¿COMPRAR UN PIANO EUROPEO O COMPRAR UN PIANO ASIÁTICO?

Como todos bien sabemos las marcas más populares que actualmente parecen acaparar una buena parte del mercado son las niponas Yamaha y Kawai. Para muchos son las únicas o más bien las que se conocen al ser muy sonadas. Son empresas que han hecho y hacen un marketing muy fuerte entre escuelas, profesores y artistas. Si bien hace 100 años había un sin fin de fabricantes de pianos, hoy día aunque ni por asomo existen tantas como entonces hubo, aún tenemos una enorme lista de posibilidades donde elegir en cuanto a marcas y diferentes grados de calidad a la hora de adquirir un piano. Actualmente muchas casas de pianos fabrican los modelos básicos y de gama inferior en China, Indonesia, Taiwán y Corea del Sur. A rasgos generales una de las diferencias que podemos apreciar habitualmente (aunque en algunos casos llegue a generalizarse) entre un piano europeo y un piano asiático es el sonido. A estos primeros se les atribuye un tono más aterciopelado en el cual los matices y colores del sonido pueden apreciarse con facilidad. En cuanto a los segundos, los pianos asiáticos, tienen como característica su sonido metálico. Un tono brillante y en ocasiones estridente, todo lo contrario a la filosofía de la escuela europea.

Es más bien una cuestión de gustos. Fabricantes como Schimmel, Pleyel o Blüthner, con este sonido característico europeo son a su vez superiores si de calidad de construcción hablamos respecto a sus competidores Japoneses como puedan ser Yamaha o Kawai. Por otro lado un piano de la conocida serie “U” de Yamaha suele ser un buen instrumento de trabajo, estable y que aguanta bien el paso del tiempo. Es como comprarse un vehículo Honda o un Toyota. Hacen kilómetros y son fiables. Ahora bien, simplemente no levantan gran pasión entre entusiastas del automóvil de la misma forma que lo hacen las grandes marcas europeas. Algo así ocurre con los pianos. Si ponemos el ejemplo de los pianos Schimmel, sería como comprarse un Mercedes o un BMW, se disfrutan tocando y son de gran calidad. Son marcas que ofrecen un cuidado al detalle a diferencia de los productos de producción masiva que se hacen en Asia que aunque dan buen resultado no llegan a los mismos estándares de fabricación.

En otro escalón, casi rozando el cielo, se hallarían los pianos Steinway. Están sin duda a la cabeza en la fabricación de instrumentos de élite. Solo decir que son elegidos por el 99 % de los grandes artistas y los auditorios y salas de concierto más importantes del planeta da que pensar. Es curioso pero éstos exigen tocar en ellos, por algo será… Es lo más parecido a la perfección. Piensen en coches como Rolls-Royce, Bugatti o Ferrari…

Volviendo al tema… Si lo que en este momento estás buscando es comprar un piano, una de las cosas que se pueden valorar es si comprarse un piano Europeo o no. La mejor forma de decidirse es probando el máximo número de opciones posibles e ir descartando. A mí me gusta el color azul, ¿y a vosotros?