Blog

¿COMPRAR UN PIANO EUROPEO O COMPRAR UN PIANO ASIÁTICO?

Como todos bien sabemos las marcas más populares que actualmente parecen acaparar una buena parte del mercado son las niponas Yamaha y Kawai. Para muchos son las únicas o más bien las que se conocen al ser muy sonadas. Son empresas que han hecho y hacen un marketing muy fuerte entre escuelas, profesores y artistas. Si bien hace 100 años había un sin fin de fabricantes de pianos, hoy día aunque ni por asomo existen tantas como entonces hubo, aún tenemos una enorme lista de posibilidades donde elegir en cuanto a marcas y diferentes grados de calidad a la hora de adquirir un piano. Actualmente muchas casas de pianos fabrican los modelos básicos y de gama inferior en China, Indonesia, Taiwán y Corea del Sur. A rasgos generales una de las diferencias que podemos apreciar habitualmente (aunque en algunos casos llegue a generalizarse) entre un piano europeo y un piano asiático es el sonido. A estos primeros se les atribuye un tono más aterciopelado en el cual los matices y colores del sonido pueden apreciarse con facilidad. En cuanto a los segundos, los pianos asiáticos, tienen como característica su sonido metálico. Un tono brillante y en ocasiones estridente, todo lo contrario a la filosofía de la escuela europea.

Es más bien una cuestión de gustos. Fabricantes como Schimmel, Pleyel o Blüthner, con este sonido característico europeo son a su vez superiores si de calidad de construcción hablamos respecto a sus competidores Japoneses como puedan ser Yamaha o Kawai. Por otro lado un piano de la conocida serie “U” de Yamaha suele ser un buen instrumento de trabajo, estable y que aguanta bien el paso del tiempo. Es como comprarse un vehículo Honda o un Toyota. Hacen kilómetros y son fiables. Ahora bien, simplemente no levantan gran pasión entre entusiastas del automóvil de la misma forma que lo hacen las grandes marcas europeas. Algo así ocurre con los pianos. Si ponemos el ejemplo de los pianos Schimmel, sería como comprarse un Mercedes o un BMW, se disfrutan tocando y son de gran calidad. Son marcas que ofrecen un cuidado al detalle a diferencia de los productos de producción masiva que se hacen en Asia que aunque dan buen resultado no llegan a los mismos estándares de fabricación.

En otro escalón, casi rozando el cielo, se hallarían los pianos Steinway. Están sin duda a la cabeza en la fabricación de instrumentos de élite. Solo decir que son elegidos por el 99 % de los grandes artistas y los auditorios y salas de concierto más importantes del planeta da que pensar. Es curioso pero éstos exigen tocar en ellos, por algo será… Es lo más parecido a la perfección. Piensen en coches como Rolls-Royce, Bugatti o Ferrari…

Volviendo al tema… Si lo que en este momento estás buscando es comprar un piano, una de las cosas que se pueden valorar es si comprarse un piano Europeo o no. La mejor forma de decidirse es probando el máximo número de opciones posibles e ir descartando. A mí me gusta el color azul, ¿y a vosotros?

www.vintagemusic.es

HASTA SIEMPRE, BEBO

Lágrimas Negras son las que aún se derraman por Dionisio Ramón Emilio Valdés Amaro, Bebo para los amigos. El gran pianista cubano se fue el pasado 22 de marzo a los 94 años, dejándonos un gran legado musical.

En su país natal dejó huella en las orquestas por las que pasó y pronto se hizo notar en otras de mayor envergadura como la Orquesta de Machito (en Nueva York) dónde sustituyó al famoso pianista René Hernández. Poco a poco se fue haciendo más conocido y grabó con grandes figuras como Rita Montener o Celia Cruz. Antes de salir de Cuba, Bebo se atrevió a crear su propio grupo de música: “Sabor de Cuba”, compuesto por 20 músicos.

En 1960 Bebo se va a México dejando Cuba. Al tiempo viaja a Los Ángeles dónde dirigió un grupo de música. Más tarde viaja a España y aquí empezó de director y arreglista de orquestas. Bebo terminó siendo miembro de la Orquesta Habana Cuban Boys, y emprendió una gira por distintos países europeos como Inglaterra, Francia, Holanda, Alemania, Finlandia y finalmente en Suecia. Es en este último país es donde se volvió a enamorar y fue padre de nuevo.

En el año 2003 le fue otorgado el premio Grammy, cuando participó en el disco de Lágrimas Negras con Diego “El Cigala”, una verdadera joya musical de boleros aflamencados. Fue su hijo Chucho Valdés quien lo relevó en su aventura musical con el cantaor flamenco. Fue con su hijo con quien ganó otro Grammy en el año 2004 gracias a su disco Siempre Juntos.

Los fieles a Bebo estarán Siempre Juntos con su música.

AFÍNAME QUE QUIERO QUE SE ME OIGA BIEN…

Un arte, una profesión o simplemente algo más que hacer en nuestro paso por aquí.

Poder afinar “en condiciones” un piano es el resultado de muchas horas de práctica combinado con una base de formación sólida. Aunque la carrera de afinador de pianos no se estudia en España, existen unos cursos que se imparten por internet e incluso una pequeña formación de pocos días en la que se asegura que cuando acabas, eres afinador de pianos…

Es tan complicado aprender una profesión en un par de semanas como impartirla, por no decir imposible de la misma forma que lo es estudiar en ese mismo tiempo una carrera, me da lo mismo cuál sea.

Un técnico afinador de pianos ha debido de recibir una formación mínima para poder tener conocimiento acerca en lo que a afinación y ajuste de pianos se refiere. En Inglaterra, Francia, Alemania, Suiza o Japón dura entre tres y cinco años, así que cada uno opine como quiera.

Una vez acabada la carrera, el técnico necesita bastante tiempo hasta llegar a ser un profesional en su ámbito. Por mucho oído que tenga la persona requiere de un entrenamiento del mismo que sólo se consigue con miles de horas de práctica. En el movimiento de la clavija para tensar o destensar las cuerdas con la llave de afinar una persona no cualificada puede en unos minutos provocar daños irreversibles en el clavijero.

Para un técnico o afinador de pianos, afinar un piano es la mitad de su trabajo. La otra parte es la que se refiere al mecanismo. Es el más complejo dentro de los instrumentos musicales. Miles de piezas algunas de ellas de tamaño milimétrico lo componen. Los ajustes requieren de precisión, de mucha precisión. A lo largo de los años en Hinves Pianos nos hemos cruzado con pianos y con afinadores de pianos que lo que mejor les hubiera pasado tanto a piano como a técnico es no haberse encontrado. Yo no dejaría en manos de cualquier persona el mantenimiento del mío. Aquí queda una crítica de algo que desgraciadamente veo todos los días.

Santiago Hinves Ballesta

LA FORMACIÓN DEL PIANISTA (By: Hugo Riemann)

Si prescindimos de la edad del alumno lo mismo que del estado y condiciones tanto de su educación general como de sus conocimientos musicales en particular, es evidente que lo primero que debe aprender es el modo de orientarse sobre su instrumento y de servirse de él, de suerte que puedo producir al momento cualquier sonido o combinación que se le pida, con la expresión y el grado de fuerza requeridos. Pero para esto es necesario no sólo la formación lenta de la costumbre de todas las circunstancias locales, situación de los sonidos, distancias, dimensiones del teclado, transmisión de fuerza de ataque por medio del sistema de palancas del teclado…sino que hace falta además y muy principalmente, la educación paulatina, consecuente y homogénea del sistema muscular y aún del sistema nervioso, de todo el complejo aparato, en suma, que va desde el cerebro hasta la yema de los dedos. Para convencerse de la importancia de estos factores basta observar a una persona adulta que empiece a estudiar el piano; sus intenciones son justas, sus actos están rectamente concebidos, sabe bien lo que quiere y lo que hace falta, pero los dedos, la mano, el brazo, no obedecen, el telégrafo que transmite las órdenes del cerebro no trabaja aún de una maneras exacta e instantánea. Una educación correcta y racional debe empezar por ganar una sólida base para el desarrollo de este sentido de la orientación, determinando, primero, la posición y actitud que el ejecutante debe adoptar ante el instrumento, ejercitando luego un modo constante de ataque y combinándolo más adelante con movimientos de dificultad progresiva a lo largo del teclado. Con esta educación de carácter estrictamente técnico-pianístico, se supone que el alumno bajo la dirección de un maestro competente recibirá paulatinamente las indispensables nociones teóricas, estudio de la notación de los intervalos, de los acordes, del ritmo y del fraseo… aprendiendo a aplicarlo discretamente y, en definitiva, a poner todos sus conocimientos y recursos técnicos al servicio de la obre de arte.

PIANOS DIGITALES VS PIANOS ACÚSTICOS

Es como diferenciar entre un simulador y una máquina “de verdad”. Actualmente las nuevas tecnologías nos han ido envolviendo con sus avances y día a día nos sorprenden con nuevos artilugios de los que nos podemos beneficiar si se hace un buen uso de ellos.

En el mundo del piano, a un pianista amateur o un pianista experimentado se le puede recomendar adquirir un piano digital siempre y cuando tenga la posibilidad de practicar en un piano acústico. El tacto, la pulsación o el sonido entre otras cosas por mucho que quieran copiarse nunca van a ser lo mismo. Se puede aprender a conducir un coche en un simulador pero a la hora de la verdad necesitas ponerte a los mandos de un coche convencional. Con los pianos pasa algo parecido, la primera toma de contacto puede ser con un teclado o piano digital pero por muy caro y avanzado que uno se lo compre, quizás sea preferible invertir en un piano acústico.

A lo largo de los años en Hinves Pianissimo hemos sido testigos de cómo se devalúa un piano electrónico con mucha más rapidez que un piano acústico. Si hablamos en términos de avances, cada muy poquito tiempo los modelos digitales salen al mercado con una nueva aplicación que deja a su anterior modelo como obsoleto, cosa que no pasa con los pianos acústicos. Estos últimos si se mantienen y se revisan con periodicidad, una vez devaluados por el estreno en sí mismo, su valor no desciende apenas, es decir que si tenéis un piano acústico con 10 años y vale “x”, con 15 años su valor es prácticamente el mismo. Desde hace más de 100 años la fabricación de pianos ha variado más bien poco o nada. El producto final es el mismo. No pasa lo mismo con los pianos digitales que cada vez se fabrican con calidades que desde el punto de vista productivo salen muy rentables para las marcas pero que no ofrecen la durabilidad y aguante que quizás debieran merecer.

Desde aquí breve y humildemente os doy mi opinión. Saludos.

Santiago Hinves Ballesta

PEDALES DE LOS PIANOS

Alguna vez nos hemos preguntado para qué sirven los pedales de un piano y no hemos sabido exactamente resolver nuestra duda. Empecemos por definir que un pedal es un dispositivo que existe para modificar o alterar el sonido que produce un piano. Normalmente un piano tiene tres pedales, pero a principios del siglo XX lo fabricaban con tan sólo dos. Continuar leyendo «PEDALES DE LOS PIANOS»

TRAS EL ESCENARIO. PIANOS PARA EVENTOS

Un punto en el que la magia es vista desde otro lugar, el trabajo que no se muestra. Se proyecta con otros ojos y se percibe y escucha de otra manera.

En esta ocasión para no variar la puntualidad nos exige ser cómplices de ella. Nos grita de nuevo que una vez más la tengamos en cuenta. La coordinación y el trabajo en equipo son necesarios para un servicio de alquiler de concierto. La luz y la acústica, importantes matices que no se dejan escapar y que se combinan con el lugar del evento y el tiempo. El montaje y la puesta a punto del instrumento, la ubicación. Se empieza desde el silencio para dar paso a la melodía.

No sé si se disfruta más cuando se vive desde atrás. Lo que si se es que en mi opinión, un alquiler de piano para un concierto no es un simple transporte. Sokolov, Diana Krall, Mitsuko Uchida, o simplemente un pequeño concierto en el sitio más recóndito para un pianista principiante. Todos son nuestros clientes. Da igual el nivel o la talla del artista. Simplemente son eso, artistas. Músicos que hacen representaciones del arte en su estilo más puro, más vivo.

Sensaciones y emociones juntas se disparan. Los nervios, sutiles, nos hacen trabajar con ligereza y acercarte lo más posible a la perfección. Es como una adrenalina canalizada, constructiva.

El fin último de todo esto y el objetivo es siempre el mismo. El alquilar un piano para un concierto es nuestro granito de arena para acercar la música al hombre, es nuestra aportación a esta armonía. Enseñar de qué está compuesta la música, mostrar su cuerpo, su alma y su esencia. Su parte más íntima. Para mí la música es la composición y el arte más humilde y grato del que la raza humana es creador y artífice.

La consecuencia de todo esto da paso a que el artista pose su pincel sobre el lienzo, sus manos sobre las teclas y comience el espectáculo. Motor de uno de los barcos que navegan la cultura. Su océano es la curiosidad y la expectación del público. La elegancia del piano sólo es comparable con un mar en calma, su medio son las olas, en este caso las notas en el piano. Es grandeza. La melodía comienza cuando se sincroniza el saber música con el querer expresarla y le añadimos lo más importante, amarla. Un piano de cola de concierto en una sala cualquiera de este planeta en este momento está siendo objeto de escucha.

La realidad indiscutible de todo esto es que la música nos mueve con emociones, que es una emoción por sí misma.

Mi llamamiento a todos vosotros es que no dejéis de ir a los conciertos, que no dejéis de disfrutar de la música, no os perdáis esto porque no es justo para vuestros sentidos, no lo es. La música es vida, disfrutad de ella.

Santiago Hinves Ballesta

DEMOSTRACIÓN DEL FUNCIONAMIENTO MECÁNICO DE UN PIANO STEINWAY

Ver vídeo «Funcionamiento mecánico de un piano Steinway&Sons»

En este video se muestra la precisión de la mecánica de los pianos Steinway & Sons a través del conjunto de palancas cuyo principal objetivo es controlar el golpe del macillo a la cuerda y ofrecer la posibilidad de que el pianista pueda modular a su gusto la expresión del sonido del instrumento.

Los distintos ataques a la tecla, ya sean sonidos aislados o repetidos, permiten distinguir la exactitud de la respuesta de esta artesanal tecnología.

Los efectos que se observan detallan el complejo mecanismo en el que destacan piezas fundamentales como el macillo o martillo, la tecla, la báscula y el apagador.

El macillo es una parte móvil del piano que percute contra una cuerda cuando se acciona una tecla. Su función es percutir la cuerda, producir el sonido y modular su intensidad y timbre.

La tecla es la palanca principal del mecanismo de percusión. El brazo frontal de esta palanca es la parte visible del teclado y sobre la que el pianista ejerce la presión. Al ser presionada la parte frontal, la tecla pivota sobre el balancín lo que hace que se ponga en funcionamiento el mecanismo a través del pilotín situado en la parte posterior de la misma. En los pianos de cola, la parte posterior de la tecla también tiene como objetivo elevar el apagador y sirve para ubicar la grapa o atrape.
El conjunto de piezas que comunican la tecla con el macillo reciben el nombre de báscula. La pieza clave de la báscula es el escape y en los pianos de cola también alberga al doble escape.

El apagador su misión es silenciar el sonido producido por la cuerda.

Teniendo claro estos conceptos, ya podemos explicar el funcionamiento básico del mecanismo un piano: cuando una tecla es pulsada, la palanca que está situada en el extremo opuesto se eleva y el macillo asociado a ella se pone en movimiento en dirección a la cuerda que es liberada por el apagador justo antes de la percusión. Tras el golpe del macillo a la cuerda se produce el sonido y acto seguido éste cae hasta ser recogido por la grapa, también conocida como atrape, a una distancia aproximada de 2 centímetros. Al levantar lentamente la tecla, ésta libera el conjunto de palancas del escape y el macillo vuelve a estar disponible para volver a tocar la cuerda. Si retiramos la presión por completo, todo el sistema vuelve a su estado inicial de reposo en el que el apagador tiene la misión primordial de interrumpir el sonido.

 

Septiembre, 2012

NUESTRO TRABAJO

¿Hay algo fácil en la idea de transportar un piano? Mi respuesta a esta pregunta es que tiene todos los matices y cualidades que le queramos dar menos el de simpleza…Vaya que transportar este instrumento es de todo ¡menos sencillo! Suelen ser grandes, pesados, frágiles y delicados… Si alguien conoce algún piano acústico que no lo sea, que me lo presente.

Hinves Pianos lleva más de veinte años transportando pianos. Pesadas obras de arte los llamo a veces. En lo que respecta a la maña hemos optimizado y desarrollado la técnica hasta lo imposible. Ver cómo con total naturalidad y sin esfuerzo aparente una sola persona de nuestro equipo mueve un Steinway D-274 de 550 kg es algo espectacular. Es un piano majestuoso no solo por la belleza que emana de él sino por su envergadura. Desde hace muchos años llevo viviendo entre pianos y sigo sorprendiéndome como el primer día a razón de que mi mente me dice que es un trabajo de super hombres. Me gustaría ver a mi a Goliat subir un piano a pulso por las escaleras.

JÓVENES VIRTUOSOS CON STEINWAY

En el año 1986 se convocó en Dinamarca un festival de música con el objetivo de que niños y jóvenes pudieran reunirse para intercambiar experiencias artísticas en torno al piano y la música. El interés que entonces despertó aquella iniciativa ha permitido consolidar esta convocatoria que reúne a unos trescientos jóvenes pianistas cada año Continuar leyendo «JÓVENES VIRTUOSOS CON STEINWAY»