Blog

tienda-pianos-madrid

Inauguramos nueva tienda de pianos en Madrid como distribuidores oficiales Steinway & Sons

Si os habéis dado una vuelta por el apartado “Historia” de nuestra web ya sabréis que nuestra familia posee una gran tradición musical, iniciada por Herbert J. Hinves, que coordinaba conciertos y actividades musicales de numerosas asociaciones del sur de Inglaterra durante los años 70 del pasado siglo.

Los comienzos de nuestra familia en el mundo de la música y los pianos

Fue el hijo de Herbert J. Hinves, Jonathan Hinves, quien se estableció en Granada en 1978, convirtiéndose primero en un afamado luthier y posteriormente en un reconocido restaurador de pianos. Nuestra dedicación y amor por el trabajo bien hecho hizo que la prestigiosa marca de pianos Steinway & Sons nos eligiera en 2007 como representantes de su marca para el sur de la península, labor que desarrollamos con pasión y que nos llevó a representar a la marca en la mayor parte del territorio nacional en pocos años.

Inauguración de la nueva tienda de pianos en Madrid

Siguiendo esta estela y ya como referentes del sector, nos sentimos muy orgullosos de haber inaugurado el pasado mes de octubre una nueva tienda de pianos en Madrid, la cual nos permitirá llegar de una manera más cercana a todos nuestros clientes en España, así como plasmar mejor la representación de los Pianos Steinway & Sons en el centro del país.

De esta forma, 2014 ha sido el año en el que Hinves Pianos se ha convertido en distribuidor oficial de pianos Steinway & Sons para toda España, salvo Cataluña, donde ya existe un distribuidor en exclusiva.

Nuestro nuevo centro, en el que hemos puesto toda nuestra ilusión sin dejar de lado la tienda de pianos de Granada, se encuentra en Getafe. En él también tienen cabida las marcas Boston y Essex, así como pianos seminuevos y de ocasión de otras marcas, tal como lo veníamos haciendo en nuestra tienda de Andalucía.

Distribuidores oficiales de pianos Steinway & Sons

Para nosotros es un honor ser distribuidores oficiales de pianos Steinway & Sons, líderes mundiales en la fabricación de pianos desde hace varias décadas y considerados como el estándar por los mejores pianistas.

Esta casa, fundada en Nueva York en 1853, cuenta con dos fábricas, una en Estados Unidos para el mercado americano y otra en Hamburgo para el resto de mercados. Sus pianos son auténticas obras de arte; piezas exclusivas tanto por la selección de materiales como por el proceso de manufactura, totalmente artesanal y extremadamente minucioso, que les confiere el inigualable sonido que los caracteriza.

Un acto arropado por el calor de los invitados

A la inauguración de Hinves Pianos en Getafe (Madrid) acudió más de un centenar de invitados, entre ellos, el jefe regional de ventas para Europa occidental de la fábrica Steinway & Sons de Hamburgo, Clément Caseau, a todos ellos, desde aquí queremos agradecer todo el apoyo recibido en esta nueva andadura de la empresa. También agradecemos enormemente a Steinway & Sons la confianza que ha depositado en Hinves Pianos para que seamos sus distribuidores oficiales en España.

Kevin Kern

Su verdadero nombre es Kevin Lark Gibbs. Fue un auténtico caso de niño prodigio ya que a pesar de ser ciego de nacimiento, fue sorprendido por sus padres tocando Noche de Paz al piano a muy temprana edad. Así que con 4 años ya empezó a dar clases de piano y a los 8 componía sus propias obras.

Entre sus primeras fuentes se encuentra, George Shearing, leyenda del jazz gracias al cual desarrolló una gran pasión por la improvisación. También tuvo una formación clásica en la Universidad de Michigan, con el pianista Mischa Kottler.

La suma de estas influencias dio lugar a una música cargada de lirismo y sencillez que llega fácilmente al interior del oyente.

Su música se ha escuchado en los Juegos Olímpicos del año 2000 y en anuncios de  Mitsubishi, Blue Shield de California, etc…

 

El “Pianista Terrorista”

Su verdadero nombre es Friedrich Gulda. Nació en Austria en 1930. Comenzó a estudiar piano a los 7 años pero no fue hasta los 12 cuando entró en la Academia de Música de Viena, donde pudo estudiar piano y teoría musical.

A los 16 años ganó su primer premio, en el Concurso Internacional de Ginebra, donde su victoria provocó una curiosa anécdota. El favorito para ganar era el belga Lode Backx. Al conocerse la decisión del jurado nombrando vencedor a Friedrich, unos de los jueces enfureció y llegó a decir que los representantes de Gulda habían sobornado al resto de miembros.

Si bien su carrera comenzó con Beethoven, pasando por Bach, Mozart, Schubert o Chopin, no fue hasta la década de los ’50 cuando comenzó a mostrar interés por el jazz. En estos años comparte el interés por esta música con artistas vieneses como Alexander Jenner. Además escribe canciones originales y fragmentos instrumentales  en los que combinaba jazz con música clásica.

El jazz fue para él un estilo, que bastantes años después le llevaría a colaborar con Chick Corea con el que se comunicaba a través de largas improvisaciones en las que mezclaban canciones famosas del jazz como “Algún día mi príncipe volverá” o la no tan famosa canción de Miles Davis: “Pon tu pie afuera”, con temas de música clásica, como “Wiegenlied” o “Canción de cuna” de Brahms.

Esta costumbre suya de combinar jazz y música clásica le valió el apodo de “Pianista terrorista”.

Friedrich murió en enero del año 2000, el mismo día que en el año de 1756, el 27 de enero, nació Mozart.

 

 

Khatia Buniatishvili

Como os comentábamos el  sábado pasado, uno de nuestros pianos Steinway participó de la actuación de Khatia Buniatishvili en Espinho, Portugal. Nos gustaría contaros algo más sobre esta pianista de grandísimo talento y daros a conocer más protagonistas que son responsables de hacer sonar estos magníficos instrumentos.

Khatia nación en Georgia en 1987. Su pasión por el piano llegó a una muy temprana edad por “culpa” de su madre, una amante de la música. Su talento comenzó a destacar muy pronto ya que cuando apenas tenía 6 años actuó como solista de orquesta, siendo posteriormente invitada a actuar por toda Europa.

A pesar de definirse como una persona del siglo XX, no admira tanto a pianistas contemporáneos como a otros pertenecientes a generaciones posteriores tales como Rachmaninoff, Richter y Gould. Aún así, su pianista preferida es Martha Argerich.

Los críticos destacan de su forma de tocar un áurea de elegancia y sobriedad e incluso melancolía, pero no entendida como un aspecto negativo sino todo lo contrario.

Manolo Carrasco

Tan necesario es conocer los instrumentos, la historia de la música o las piezas que suenan en la actualidad como lo es conocer a los creadores contemporáneos más relevantes. Es por esto que hablamos en este caso de Manolo Carrasco.

Pianista y compositor gaditano nacido en 1971, es conocido, entre otras muchas cosas, por ser el autor de la música de la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre. Comenzó su formación en el Conservatorio Manuel de Falla en Cádiz con Rafael Prieto para continuar después en el Conservatorio Superior de Sevilla con Ana Guijarro y Manuel de Diego. Siguió estudiando en el Liceo de Barcelona hasta llegar al Conservatorio de El Escorial en Madrid donde tuvo oportunidad de aprender composición de la mano de Eduardo Armenteros. La composición es una especialidad que continuó estudiando en el Conservatorio Superior de Madrid a través de Antón García Abril.

Cuando hablamos de Manolo Carrasco hablamos de un creador precoz, sobre todo si tenemos en cuenta que a los 8 años ya compuso su primera obra, “Extraña andaluza”; a los 14 da su primera concierto público y a los 16 graba su primera disco, “Arena y mar”. Progresión que continuó cuando a los 19 años de edad ya dirigía la Real Orquesta Filarmónica de Londres con la que grabó Sueños de Juventud, Al-Andalus y Como bailan los caballos andaluces.

Para resumir su estilo de música podemos afirmar que es el creador de un sonido resultado de la fusión entre el flamenco y el jazz y como él mismo bien dice:” El flamenco es tan rico que me da la posibilidad de expresar lo que siento a través de él, y gracias a la música clásica, me he enriquecido como músico, permitiéndome desarrollar la técnica. Yo bailo cuando toco el piano”

 

PIANOS FAMOSOS (2) – BIG

¿Os acordáis del piano de la película BIG? La escena maravillosa en la que Tom Hanks y Robert Loggia van andando por una juguetería y se tropieza con un teclado piano gigante, anclado al suelo y en el que empieza a tocar melodías como » Chopsticks» con los pies… Estamos hablando de una de las secuencias más míticas del mundo del cine.

Como si de un teclado normal se tratase, las teclas del piano gigante de Fao Schwarz suenan cada vez que un pie se posa encima, a la vez que se ilumina. Hasta ese momento, se pensaba que un piano tan sólo podía tocarse con las manos, pero a raíz de la película dirigida por Penny Marshall, esta mentalidad cambió y nos mostró que es posible tocar el piano con los pies. Siempre y cuando te compenetres bien con tu compañero, ya que uno hace de mano izquierda y el otro de mano derecha.
La juguetería, que no es otra que la Fao Schwarz en Nueva Yourk, es muy visitada por turistas en busca del famoso piano, que por cierto, aún se encuentra allí. Para poder pisar el piano es obligatorio quitarse los zapatos. Si alguna vez vais a la Gran Manzana, no os olvidéis de visitar este lugar que se encuentra en el 767 de la 5ª avenida, en la esquina sureste de Central Park. Si tu objetivo es sacarte una foto con el piano, te costará conseguir una foto perfecta a causa de la aglomeración de gente…pero la experiencia de tocar el piano con los pies merecerá la pena.

 

CREO QUE SE DICE PIANO…

Un piano vertical o piano de pared, un piano de cola o piano de concierto, da igual como los llamemos, todos ellos pianos acústicos son. Un instrumento de los más admirados que viste habitaciones y salones de muchas casas y grandes salas en auditorios, teatros o escuelas de música… en todos, sin excepción, la presencia y planta del piano es una grandeza por sí sola. Posiblemente el preferido por los niños y mayores a los que de la misma forma nos llama tanto la atención.
Es objeto de curiosidad, sujeto de tradición y arma de cuerda percutida. Algunos utilizan el lenguaje para expresarse a su manera, otros lo hacen a través de los signos, la pintura… el piano expresa por sí solo. Cuando se crea algo y se optimiza hasta su máximo potencial, no precisa de la necesidad de hacerle ningún cambio. El piano acústico es una de las maravillas del hombre. Una de las maravillas que utiliza como modo de expresión.
Una melodía amplificada con la tabla armónica de un instrumento de como mínimo 200 kilos, lo llena todo. Llena una habitación, llena una sala o llena en su medida el aire que lo rodea. Se hace de notar.
A todos los inventos que “fabrican” música, les dedico este breve post, poniéndote a ti piano en primera fila…

PIANOS FAMOSOS (1) – JOHN LENNON

¿Quién no recuerda el gran piano de cola blanco en donde John Lennon tocó una de sus canciones más famosas? Cuando escuchamos Imagine, automáticamente nos viene a la mente la imagen del ex-Beatle tocando este instrumento y es que ha sido uno de los símbolos más característicos del cantante. Este piano se sigue encontrando en el último piso de los apartamentos Dakota de Nueva York en el que John vivía con Yoko Ono, donde fue asesinado y ella continúa viviendo.
Para el 70 aniversario del nacimiento de John Lennon, la marca de pianos Steinway&Sons publicó una serie limitada de pianos dedicados al cantante. Cada piano está decorado con un dibujo original Lennon ubicados en el atril, una firma de John y una medalla que los hace únicos en el mundo. Pero el atril no es lo único que está decorado, la caja de resonancia también está adornada con dibujos de John Lennon. Obviamente, el color de cada uno de estos instrumentos es el blanco.
Lo curioso, es que el ex-Beatle no compuso Imagine en este piano de cola blanco. En 1970, Lennon se compró un piano vertical de la marca Steinway&Sons, modelo Z y lo instaló en el cuarto de su casa de Tittenhurst Park, al norte de Inglaterra. En este lugar creó la mayoría de las canciones que integran su álbum Imagine. En el año 2000 lo adquirió en una subasta el cantante George Michael y en su gira mundial del 2006 se lo llevó con él.
Se dice que este último piano es uno de los instrumentos más valorados del mundo del pop junto a las harmónicas de Bob Dylan y las guitarras de Eric Clapton, ya que el Steinway modelo Z de Lennon está cotizado actualmente entre unos ocho o doce millones de dólares.

COMPRAR UN PIANO DE OCASIÓN: LA INVERSIÓN ASEGURADA

Como todos sabemos, cualquier producto que se compre nuevo tiene una devaluación por el hecho de estrenarlo en sí. Una depreciación de su valor inevitable si se quiere tener un producto de primera mano y ser “el primero en ser su dueño”.

La inversión que se hace a la hora de comprar un piano es en parte diferente de lo que pudiera ser con otro producto que se adquiera. Una vez devaluado por su estreno, no sigue perdiendo un valor significativo. Si damos por hecho que se cuida y se mantiene como es debido, el valor de este piano de ocasión se mantiene como no lo haría por ejemplo un coche, una moto o un ordenador. El importe que pagaríamos para la compra de este instrumento de segunda mano es muy similar si su edad es de 15 años como si tiene 20.

Otro factor a tener en cuenta a la hora de hacer una inversión en esta época de crisis a la hora de comprar un piano, hablamos de la garantía que pueda ofrecer el vendedor. Hecho en sí muy importante a la hora de responder por un producto usado que se ha vendido. Una tranquilidad yo pienso necesaria. O garantías extra como la posibilidad de recompra del instrumento, nos dan una seguridad extra a la hora de poder cambiar el producto en cualquier momento desde su adquisición sin que el mismo pierda valor alguno. No todas las tiendas de pianos ni todas las marcas de pianos la ofrecen. Me decanto por pensar que por alguna razón será…

Como los caracteres de las personas, los pianos tienen una esencia diferente cada uno de ellos. Dicho esto siempre animo a aquellos que os vayáis a comprar un piano nuevo como si es de ocasión, que busquen su piano. Hay uno especial para cada pianista. Os lo aseguro.

Saludos desde este otro lado de la pantalla, las teclas, hoy las de un ordenador.

¿COMPRAR UN PIANO EUROPEO O COMPRAR UN PIANO ASIÁTICO?

Como todos bien sabemos las marcas más populares que actualmente parecen acaparar una buena parte del mercado son las niponas Yamaha y Kawai. Para muchos son las únicas o más bien las que se conocen al ser muy sonadas. Son empresas que han hecho y hacen un marketing muy fuerte entre escuelas, profesores y artistas. Si bien hace 100 años había un sin fin de fabricantes de pianos, hoy día aunque ni por asomo existen tantas como entonces hubo, aún tenemos una enorme lista de posibilidades donde elegir en cuanto a marcas y diferentes grados de calidad a la hora de adquirir un piano. Actualmente muchas casas de pianos fabrican los modelos básicos y de gama inferior en China, Indonesia, Taiwán y Corea del Sur. A rasgos generales una de las diferencias que podemos apreciar habitualmente (aunque en algunos casos llegue a generalizarse) entre un piano europeo y un piano asiático es el sonido. A estos primeros se les atribuye un tono más aterciopelado en el cual los matices y colores del sonido pueden apreciarse con facilidad. En cuanto a los segundos, los pianos asiáticos, tienen como característica su sonido metálico. Un tono brillante y en ocasiones estridente, todo lo contrario a la filosofía de la escuela europea.

Es más bien una cuestión de gustos. Fabricantes como Schimmel, Pleyel o Blüthner, con este sonido característico europeo son a su vez superiores si de calidad de construcción hablamos respecto a sus competidores Japoneses como puedan ser Yamaha o Kawai. Por otro lado un piano de la conocida serie “U” de Yamaha suele ser un buen instrumento de trabajo, estable y que aguanta bien el paso del tiempo. Es como comprarse un vehículo Honda o un Toyota. Hacen kilómetros y son fiables. Ahora bien, simplemente no levantan gran pasión entre entusiastas del automóvil de la misma forma que lo hacen las grandes marcas europeas. Algo así ocurre con los pianos. Si ponemos el ejemplo de los pianos Schimmel, sería como comprarse un Mercedes o un BMW, se disfrutan tocando y son de gran calidad. Son marcas que ofrecen un cuidado al detalle a diferencia de los productos de producción masiva que se hacen en Asia que aunque dan buen resultado no llegan a los mismos estándares de fabricación.

En otro escalón, casi rozando el cielo, se hallarían los pianos Steinway. Están sin duda a la cabeza en la fabricación de instrumentos de élite. Solo decir que son elegidos por el 99 % de los grandes artistas y los auditorios y salas de concierto más importantes del planeta da que pensar. Es curioso pero éstos exigen tocar en ellos, por algo será… Es lo más parecido a la perfección. Piensen en coches como Rolls-Royce, Bugatti o Ferrari…

Volviendo al tema… Si lo que en este momento estás buscando es comprar un piano, una de las cosas que se pueden valorar es si comprarse un piano Europeo o no. La mejor forma de decidirse es probando el máximo número de opciones posibles e ir descartando. A mí me gusta el color azul, ¿y a vosotros?

www.vintagemusic.es

HASTA SIEMPRE, BEBO

Lágrimas Negras son las que aún se derraman por Dionisio Ramón Emilio Valdés Amaro, Bebo para los amigos. El gran pianista cubano se fue el pasado 22 de marzo a los 94 años, dejándonos un gran legado musical.

En su país natal dejó huella en las orquestas por las que pasó y pronto se hizo notar en otras de mayor envergadura como la Orquesta de Machito (en Nueva York) dónde sustituyó al famoso pianista René Hernández. Poco a poco se fue haciendo más conocido y grabó con grandes figuras como Rita Montener o Celia Cruz. Antes de salir de Cuba, Bebo se atrevió a crear su propio grupo de música: “Sabor de Cuba”, compuesto por 20 músicos.

En 1960 Bebo se va a México dejando Cuba. Al tiempo viaja a Los Ángeles dónde dirigió un grupo de música. Más tarde viaja a España y aquí empezó de director y arreglista de orquestas. Bebo terminó siendo miembro de la Orquesta Habana Cuban Boys, y emprendió una gira por distintos países europeos como Inglaterra, Francia, Holanda, Alemania, Finlandia y finalmente en Suecia. Es en este último país es donde se volvió a enamorar y fue padre de nuevo.

En el año 2003 le fue otorgado el premio Grammy, cuando participó en el disco de Lágrimas Negras con Diego “El Cigala”, una verdadera joya musical de boleros aflamencados. Fue su hijo Chucho Valdés quien lo relevó en su aventura musical con el cantaor flamenco. Fue con su hijo con quien ganó otro Grammy en el año 2004 gracias a su disco Siempre Juntos.

Los fieles a Bebo estarán Siempre Juntos con su música.

AFÍNAME QUE QUIERO QUE SE ME OIGA BIEN…

Un arte, una profesión o simplemente algo más que hacer en nuestro paso por aquí.

Poder afinar “en condiciones” un piano es el resultado de muchas horas de práctica combinado con una base de formación sólida. Aunque la carrera de afinador de pianos no se estudia en España, existen unos cursos que se imparten por internet e incluso una pequeña formación de pocos días en la que se asegura que cuando acabas, eres afinador de pianos…

Es tan complicado aprender una profesión en un par de semanas como impartirla, por no decir imposible de la misma forma que lo es estudiar en ese mismo tiempo una carrera, me da lo mismo cuál sea.

Un técnico afinador de pianos ha debido de recibir una formación mínima para poder tener conocimiento acerca en lo que a afinación y ajuste de pianos se refiere. En Inglaterra, Francia, Alemania, Suiza o Japón dura entre tres y cinco años, así que cada uno opine como quiera.

Una vez acabada la carrera, el técnico necesita bastante tiempo hasta llegar a ser un profesional en su ámbito. Por mucho oído que tenga la persona requiere de un entrenamiento del mismo que sólo se consigue con miles de horas de práctica. En el movimiento de la clavija para tensar o destensar las cuerdas con la llave de afinar una persona no cualificada puede en unos minutos provocar daños irreversibles en el clavijero.

Para un técnico o afinador de pianos, afinar un piano es la mitad de su trabajo. La otra parte es la que se refiere al mecanismo. Es el más complejo dentro de los instrumentos musicales. Miles de piezas algunas de ellas de tamaño milimétrico lo componen. Los ajustes requieren de precisión, de mucha precisión. A lo largo de los años en Hinves Pianos nos hemos cruzado con pianos y con afinadores de pianos que lo que mejor les hubiera pasado tanto a piano como a técnico es no haberse encontrado. Yo no dejaría en manos de cualquier persona el mantenimiento del mío. Aquí queda una crítica de algo que desgraciadamente veo todos los días.

Santiago Hinves Ballesta

LA FORMACIÓN DEL PIANISTA (By: Hugo Riemann)

Si prescindimos de la edad del alumno lo mismo que del estado y condiciones tanto de su educación general como de sus conocimientos musicales en particular, es evidente que lo primero que debe aprender es el modo de orientarse sobre su instrumento y de servirse de él, de suerte que puedo producir al momento cualquier sonido o combinación que se le pida, con la expresión y el grado de fuerza requeridos. Pero para esto es necesario no sólo la formación lenta de la costumbre de todas las circunstancias locales, situación de los sonidos, distancias, dimensiones del teclado, transmisión de fuerza de ataque por medio del sistema de palancas del teclado…sino que hace falta además y muy principalmente, la educación paulatina, consecuente y homogénea del sistema muscular y aún del sistema nervioso, de todo el complejo aparato, en suma, que va desde el cerebro hasta la yema de los dedos. Para convencerse de la importancia de estos factores basta observar a una persona adulta que empiece a estudiar el piano; sus intenciones son justas, sus actos están rectamente concebidos, sabe bien lo que quiere y lo que hace falta, pero los dedos, la mano, el brazo, no obedecen, el telégrafo que transmite las órdenes del cerebro no trabaja aún de una maneras exacta e instantánea. Una educación correcta y racional debe empezar por ganar una sólida base para el desarrollo de este sentido de la orientación, determinando, primero, la posición y actitud que el ejecutante debe adoptar ante el instrumento, ejercitando luego un modo constante de ataque y combinándolo más adelante con movimientos de dificultad progresiva a lo largo del teclado. Con esta educación de carácter estrictamente técnico-pianístico, se supone que el alumno bajo la dirección de un maestro competente recibirá paulatinamente las indispensables nociones teóricas, estudio de la notación de los intervalos, de los acordes, del ritmo y del fraseo… aprendiendo a aplicarlo discretamente y, en definitiva, a poner todos sus conocimientos y recursos técnicos al servicio de la obre de arte.

PIANOS DIGITALES VS PIANOS ACÚSTICOS

Es como diferenciar entre un simulador y una máquina “de verdad”. Actualmente las nuevas tecnologías nos han ido envolviendo con sus avances y día a día nos sorprenden con nuevos artilugios de los que nos podemos beneficiar si se hace un buen uso de ellos.

En el mundo del piano, a un pianista amateur o un pianista experimentado se le puede recomendar adquirir un piano digital siempre y cuando tenga la posibilidad de practicar en un piano acústico. El tacto, la pulsación o el sonido entre otras cosas por mucho que quieran copiarse nunca van a ser lo mismo. Se puede aprender a conducir un coche en un simulador pero a la hora de la verdad necesitas ponerte a los mandos de un coche convencional. Con los pianos pasa algo parecido, la primera toma de contacto puede ser con un teclado o piano digital pero por muy caro y avanzado que uno se lo compre, quizás sea preferible invertir en un piano acústico.

A lo largo de los años en Hinves Pianissimo hemos sido testigos de cómo se devalúa un piano electrónico con mucha más rapidez que un piano acústico. Si hablamos en términos de avances, cada muy poquito tiempo los modelos digitales salen al mercado con una nueva aplicación que deja a su anterior modelo como obsoleto, cosa que no pasa con los pianos acústicos. Estos últimos si se mantienen y se revisan con periodicidad, una vez devaluados por el estreno en sí mismo, su valor no desciende apenas, es decir que si tenéis un piano acústico con 10 años y vale “x”, con 15 años su valor es prácticamente el mismo. Desde hace más de 100 años la fabricación de pianos ha variado más bien poco o nada. El producto final es el mismo. No pasa lo mismo con los pianos digitales que cada vez se fabrican con calidades que desde el punto de vista productivo salen muy rentables para las marcas pero que no ofrecen la durabilidad y aguante que quizás debieran merecer.

Desde aquí breve y humildemente os doy mi opinión. Saludos.

Santiago Hinves Ballesta

PEDALES DE LOS PIANOS

Alguna vez nos hemos preguntado para qué sirven los pedales de un piano y no hemos sabido exactamente resolver nuestra duda. Empecemos por definir que un pedal es un dispositivo que existe para modificar o alterar el sonido que produce un piano. Normalmente un piano tiene tres pedales, pero a principios del siglo XX lo fabricaban con tan sólo dos. Continuar leyendo «PEDALES DE LOS PIANOS»