MATERIALES EN LOS PIANOS STEINWAY

Los pianos Steinway están elaborados como auténticas piezas de excepcional factura, por lo que podrían ser considerados como obras de arte. En cada piano Steinway, se disponen más de doce mil piezas distintas que le dan al instrumento una personalidad y una identidad sonora únicas. Entre ellas, los distintos tipos de madera con los que se manufactura un piano, suponen uno de los rasgos distintivos de la fabricación de Steinway, ya que su selección, cortado, secado y tratamiento responde a un proceso artesanal, minucioso y exclusivo que finaliza con la producción de unos pianos de resistencia y calidad extraordinarios, otorgándole el inimitable sonido que consigue esta
firma.

Las partes más relevantes de la estructura del Steinway construidas en madera son el anillo, la tabla armónica y el puente.

El anillo es el borde de la caja acústica, la pieza que configura el exterior del piano y contiene la estructura más significativa del mecanismo del instrumento; está elaborado por una sólida y única pieza ensamblada y prensada con veinte láminas de arce duro, madera que por su alta densidad y propiedades sonoras le dan además la robustez y firmeza que le confieren la fiabilidad y perdurabilidad propias de Steinway.

La tabla armónica podemos considerarla como el corazón y el alma a la vez de un Steinway, y para su confección se utiliza un tipo de madera de origen canadiense: el abeto Sitka. El abeto es una madera flexible y por lo tanto capaz de vibrar y de otorgar a estos instrumentos una gran sonoridad, pero a la vez es fuerte como para poder soportar la tensión creada por las cuerdas del piano.

Los puentes de las tablas armónicas se construyen con láminas de maderas duras con una beta horizontal cubiertas con abeto muy sólido. Las cuerdas pasan sobre el puente y éste le transfiere la vibración y la energía de las cuerdas a la caja acústica.

Estas piezas y materiales son los que aportan las resonancias que identifican la excelencia del sonido Steinway, en cuanto a los rangos dinámicos, la riqueza tímbrica y la transparencia expresiva que con ellos se alcanza.